“Half the harm that is done in this world is due to people who want to feel important. They don’t mean to do harm; but the harm does not interest them. Or they do not see it, or they justify it because they are absorbed in the endless struggle to think well of themselves.”
- T.S. Eliot

Egalitarianismo y Realidad

“La rebelión igualitaria contra la realidad biológica, por más significativa que pueda ser, es sólo una parte de una rebelión más profunda: contra la estructura ontológica de la realidad misma, contra la propia organización de la naturaleza;” contra el universo en sí. En el corazón de la izquierda igualitaria se encuentra la creencia patológica de que no existe una estructura de la realidad; de que el mundo es una tabula rasa que puede ser cambiada en cualquier momento en la dirección deseada bajo la acción de la voluntad humana. En resumen, que la realidad puede ser transformada instantáneamente por el simple deseo de los seres humanos.”

“The egalitarian revolt against biological reality, as significant as it is, is only a subset of a deeper revolt: against the ontological structure of reality itself, against the “very organization of nature”; against the universe as such. At the heart of the egalitarian left is the pathological belief that there is no structure of reality; that all the world is a tabula rasa that can be changed at any moment in any desired direction by the mere exercise of human will—in short, that reality can be instantly transformed by the mere wish or whim of human beings.”

- Murray N. Rothbard, Egalitarianism as a Revolt Against Nature’

Bono al fin encuentra lo que había estado buscando

Bono, frontman de la banda irlandesa U2, dedicó una buena parte de su energía durante más de veinte años a crear y promover esquemas redistributivos de ayuda a regiones del planeta devastadas por la pobreza. Sin embargo, no tuvo reparos en reconocer lo errado de su esfuerzo, luego de comprobar que dichos esquemas tienden a perpetuar las condiciones existentes, mientras que la empresa privada y el libre comercio son en general mucho más efectivos en la lucha contra la pobreza.

Obviamente, los medios no han sido amables: la narrativa del “capitalismo malo” no tolera este tipo de desvíos. Hay demasiados intelectuales comprometidos con la retórica izquierdista, y muy pocos de ellos estarían dispuestos a permitir que los hechos cambien sus posiciones ideológicas, especialmente cuando sus ingresos dependen de la percepción (negativa) que el público tiene del mercado y de la libre empresa. De cualquier modo, bravo por Bono… Sólo queda esperar que inspire a otros a juzgar los hechos y no las intenciones, y a tener la honestidad de reconocer que han estado equivocados, aunque implique desestimar el trabajo de muchos años.